¿Cuál es la eficacia real de los preservativos en el sexo anal?

El primer estudio de gran tamaño que se realiza en 24 años para probar la eficacia de los preservativos en la prevención de la transmisión del VIH durante el  ha revelado que los hombres que afirmaron que los utilizaron en todas las ocasiones fueron un 70% menos propensos a adquirir el VIH que los que nunca los emplearon.

El estudio fue efectuado por los Centros para el Control de Enfermedades de EE UU (CDC, en sus siglas en inglés) y se presentó en el transcurso de la XX Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas (CROI 2013). Los autores examinaron las tasas de  en 3.490 hombres gays que, inicialmente, no tenían el virus y que afirmaron que habían tenido al menos una experiencia de sexo anal con una pareja con VIH. Los varones fueron clasificados en función de la frecuencia de uso de los preservativos: ‘Siempre’, ‘en ocasiones’ o ‘nunca’.

La reducción general de la probabilidad de infección por VIH en hombres que siempre utilizaron preservativos durante las relaciones anales (insertivas o receptivas) fue del 70%. El estudio analizó datos procedentes de dos  muy distintos. En uno se ofrecía un programa de apoyo a las relaciones sexuales seguras y registró una protección del 86%, mientras que en el otro fue inferior al 60%. La tasa de efectividad del 70% fue semejante a la encontrada en el único estudio realizado con anterioridad sobre la efectividad del condón en el sexo anal, que se llevó a cabo en 1989.

El estudio de los CDC también descubrió que usar los preservativos ‘en ocasiones’ no resultó más efectivo que no utilizarlos ‘nunca’. A pesar de que esto puede sonar poco probable, la investigadora Dawn Smith comentó que, cada vez que no se emplea un preservativo, afecta a la efectividad general de su utilización. Esto significa que aunque las personas utilicen los preservativos en ocasiones, si al mismo tiempo mantienen numerosos encuentros sexuales sin protección, en conjunto todo esto podría equivaler a una ausencia de protección.

Por otra parte, se comprobó que el empleo de preservativo el 100% de las veces es un objetivo difícil de mantener a largo plazo. Así, pese a que dos tercios de los hombres que participaron en el estudio (incluyendo aquellos que tenían parejas con VIH) utilizaron preservativo de forma continua durante al menos un periodo de seis meses, apenas uno de cada seis consiguió hacerlo a lo largo de los tres a cuatro años de duración de los estudios analizados.

Fuente: gTt-VIH Grupo de Trabajo sobre tratamientos del VIH


Deja un comentario