A pesar de su alta incidencia, muchos jóvenes y adultos las desconocen. Y no se hacen suficientes esfuerzos para prevenirlas y controlarlas. Son las infecciones de transmisión sexual (), que a nivel mundial afectan a uno de cada 10 jóvenes de entre 15 y 24 años y a cada vez más adultos mayores de 45 años.

En América Latina, la falta de datos y estadísticas dificulta hacerse una idea general del panorama. Y los estudios disponibles demuestran que la incidencia de estas enfermedades varía drásticamente de país a país e incluso de un área geográfica a otra dentro de cada nación.

Pero aún así, los expertos concuerdan en que hace falta mucho por hacer para concientizar a las poblaciones.

Para el doctor Carlos Jesús Conde González, subdirector de Prevención y Vigilancia de Enfermedades infecciosas del Instituto Nacional de Salud Pública de (INSP), en ese país estos trastornos son “un problema endémico”.

“Aunque no hemos tenido aumentos abruptos de estos padecimientos”, aclara Conde González. “Más bien los riesgos están muy bien definidos dependiendo de cada grupo de edad”.

Estos grupos, explica el experto, incluyen adolescentes que comienzan su vida sexual, mujeres en edad reproductiva, hombres que tienen relaciones sexuales con hombres y adultos mayores.

En el caso de México, los estudios disponibles revelan además que hay dos agentes infecciosos que pueden considerarse un problema de salud pública: el virus de papiloma humano () y el  simplex tipo 2.

Asimismo, existe una enorme diferencia entre la incidencia de estas dos infecciones -causadas por virus- y la incidencia de las principales infecciones bacterianas, como  y .

“Hay una diferencia de 10 veces entre las infecciones virales y las infecciones bacterianas. Un estudio con jóvenes universitarios reveló que en ese grupo la frecuencia de infección de VPH es de 20% y la de herpes es de 5%” explica el experto.

“Sin embargo, la frecuencia de infección de las tres bacterianas combinadas (sífilis, gonorrea y clamidiasis) es de sólo 1,5%”.

El científico cree que esto podría deberse a que la venta de antibióticos sólo empezó a regularse en México hace dos meses.

“El uso indiscriminado de antibióticos quizás ha dado lugar a que no veamos infecciones agudas clásicas” señala.

“Con herpes y VPH no hay un agente antiviral que las combata de forma efectiva y quizás por eso están manteniéndose en la población” agrega.

En , por su parte, “la incidencia de las infecciones (de transmisión sexual) está en aumento”, dice el doctor Momesso. “Esto lo veo a diario en la consulta”.

Pero el cuadro de infecciones, agrega, es muy distinto al de México.

Las más frecuentes son uretritis, herpes genital (causado por el herpes simplex tipo 2), sífilis y chancroide (una infección bacteriana que provoca úlceras genitales).

Fuente: Centro de Noticias OPS/OMS Bolivia