Imágenes de cómo el VIH infecta el organismo

En las imágenes se aprecia cómo el  penetra en unas células del sistema inmunitario llamadas  y, una vez dentro, facilita que la infección prolifere rápidamente.

Técnicas de microscopía han permitido a investigadores del Instituto de Investigación del SIDA IrsiCaixa y el Instituto de Ciencias Fotónicas (ICFO), grabar por primera vez imágenes de cómo el virus del  penetra en unas células del sistema inmunitario llamadas células dendríticas y, una vez dentro, se convierten en un ‘caballo de Troya’ que hace que la infección rápidamente dentro del organismo. Conocer esta vía de entrada es esencial para el desarrollo de nuevas estrategias terapéuticas para combatir el VIH.

Las imágenes obtenidas -fruto de un estudio recientemente publicado en la revista Traffic, y liderado por los investigadores Javier Martínez-Picado, de IrsiCaixa, y María García-Parajo, del ICFO- muestran que, en primer lugar, los VIH que se van acercando a la célula dendrítica se ubican en un mismo sitio sobre la superficie exterior de la membrana. A continuación, se observa cómo la célula interioriza los VIH y los ubica dentro de una vesícula. Utilizando técnicas punteras en el área de la biofotónica, el estudio facilita imágenes inéditas de este movimiento y, asimismo, describe los diferentes tipos de fenómenos físicos que facilitan esta penetración.

Las células dendríticas desempeñan un papel clave en la activación de la respuesta inmunitaria de nuestro organismo. En condiciones normales, una vez que las dendríticashan detectado y capturado patógenos como el VIH, los presentan a su principal diana: los linfocitos T , qua generan entonces anticuerpos específicos ante el agente invasor.

No obstante, cuando las células dendríticas cargadas de VIH entran en contacto con los linfocitos T CD4, el virus acaba infectando los linfocitos T CD4, de forma que las dendríticas actúan como verdaderos ‘caballos de Troya’, y su contacto con los linfocitos T CD4, que en un principio tendría que favorecer el establecimiento de una respuesta inmunitaria contra el virus, favorece la infección de nuevas células y la progresión de la enfermedad.

Asimismo, el estudio también muestra que los ‘caballos de Troya’ se pueden formar con virus procedentes de células infectadas por VIH productores de virus, que transmiten los virus enteros a células dendríticas.

 

Fuente: JANO.es/IRISICAIXA


Deja un comentario