España: SEISIDA inicia un estudio para determinar las causas del diagnóstico tardío del VIH

En la Unión Europea se calcula que aproximadamente el 30% de personas infectadas por el virus del  no están diagnosticadas.

La Sociedad Española Interdisciplinar del SIDA (), con el patrocinio de Gilead, va a poner en marcha una investigación para conocer cuáles son las barreras psicosociales que están influyendo en el diagnóstico tardío de la  y que está emergiendo como un problema central en muchos países del mundo.

En Estados Unidos se estima que un 25% de las personas con  desconocen que tienen la infección. En la Unión Europea, aunque hay muchos países que no disponen de datos, se calcula que aproximadamente el 30% de personas con el virus del SIDA no están diagnosticadas, mientras que en España, las estimaciones del Plan Nacional de SIDA sugieren unas cifras similares.

Así, indican que existe una mayor prevalencia de diagnóstico tardío en personas heterosexuales, especialmente en hombres, en inmigrantes, en mayores de 40 años y en personas con bajo nivel de formación y en riesgo de exclusión social. Además, el diagnóstico tardío tiene “importantes” implicaciones, tanto en la salud individual como en la pública.

“Las personas que no conocen su diagnóstico no pueden beneficiarse del , por lo cual aumenta su riesgo de morbilidad y mortalidad. Por otro lado, pueden ser el origen de la infección de otras personas. Así, las estimaciones del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, apuntan a que un 54% de las nuevas infecciones que se producen se debe a las personas que no sabían que estaban infectadas”, han apuntado desde SEISIDA.

Este problema tiene implicaciones también en términos económicos, puesto que el coste del tratamiento y del cuidado de las personas no diagnosticadas es mayor que si se les diagnosticara de forma más temprana.

Para esta sociedad científica, la situación descrita obliga a profundizar en el conocimiento de los “determinantes y las barreras” que puedan existir en una conducta de prevención secundaria, como es hacerse la . Sin embargo, estos factores han sido “escasamente” estudiados en España. Algunas investigaciones hablan de variables como bajo nivel de información sobre el VIH, miedo al estigma, barreras logísticas o miedo a la falta de confidencialidad en los lugares de la prueba, entre otros factores.

Por todo ello, el fin último de este estudio será conocer mejor la realidad para así diseñar intervenciones que mejoren el problema del retraso diagnóstico en la actualidad. Además, se plantean una serie de objetivos concretos, como determinar los motivos del retraso en el diagnóstico en diferentes colectivos de personas con VIH; conocer la cantidad de personas que se han hecho la prueba del VIH y analizar los motivos por los que la población general no se hace la prueba del VIH y por los que sí se la hace.


Deja un comentario