Test del Sexo

Se presentan los resultados de un estudio en el que han participado, de forma completamente anónima y controlada alrededor de 100.000 personas. El Test del Sexo tiene dos finalidades: presentar y analizar una extensa compilación de datos representativos acerca de la sexualidad española, y también ser una herramienta que ayude individualmente a cada persona que participe a saber su Índice de Pulsión Sexual (IPS).

El 80% de los hombres estaría encantado de hacer un trío con su pareja y otra mujer, lo que no tendría que extrañar a nadie. Sin embargo, sí llama la atención que también quieran hacer un trío las mujeres con su pareja y otra mujer (un 17%) y por supuesto con su pareja y otro hombre (30%). Pero además, un 5% de mujeres prefiere acostarse con más de un hombre al tiempo y entretenerse en una orgía antes que en un trío. Sigue siendo mayoritaria entre las mujeres, no obstante, el no decantarse por el sexo en compañía: a un 40% no les atrae nada esa idea, frente a tan sólo el 9% de los hombres.

La explicación está en las distintas formas en que hombres y mujeres conciben el sexo. En ellos sigue siendo un estímulo, una diversión. En ellas la emocionabilidad, la conexión y la instrumentalización siguen pesando: entienden el sexo más como un medio para obtener un fin (cariño, afecto, amor, pareja) que como un fin en sí mismo. Por ello son más reacias a experiencias en donde ellas no puedan dominar y controlar completamente la situación. O aquellas en que el único objetivo sea el meramente sexual, el placer por el placer.

Precisamente por eso el control sexual de la mujer no le lleva siempre a obtener ese placer, y de ello empiezan a ser muy conscientes los hombres. Por fin, más de la mayoría de ellos (52%) admiten que no siempre son capaces de llevar a sus parejas al orgasmo. En las últimas ediciones del Test del Sexo los hombres mayoritariamente creían (y digo bien “creían”) llevar siempre a sus parejas al orgasmo. Así parece que con los años, y pese a que las diferencias siguen siendo mínimas, se van abriendo diálogos entre ellos y ellas, lo que permite, entre otras cosas, ser conscientes de que no siempre llevan a sus parejas a disfrutar. Es un primer paso para entender mejor las relaciones sexuales entre hombres y mujeres y tratar de mejorarlas, por qué no, llevándolas hasta la casi perfección o satisfacción plena de ambos.

Precisamente porque en los resultados de años anteriores la infidelidad era igualmente elevada, se ha querido saber si se utilizan las consabidas y necesarias medidas de protección contra los embarazos no deseados y las enfermedades de transmisión sexual. Y los resultados son francamente desastrosos. Un 30% de los heterosexuales declara no protegerse en relaciones esporádicas. La mujer es la más cuidadosa en ese aspecto, y un 55% se protege siempre. Por ello era interesante preguntar qué pasaría si ese embarazo no deseado llegase: el 86% de las mujeres tomaría la píldora del día después. Parece pues, que el legalizar su venta sin necesidad de receta médica es lo que la gran mayoría esperaba.

Los hombres no dejan influir su sexualidad por elementos externos a menos que estos sean catastróficos. En ocasiones seguramente la crisis así lo ha sido para algunos, pero los participantes no habrán considerado tan importante la magnitud de esta crisis como para dejar que afectara a sus libidos. La mujer, en cambio, se siente más segura y crea mayores vínculos con el sexo. De ahí que ante situaciones complicadas aumente la frecuencia de sus relaciones. En realidad no es en absoluto descabellado: cuanta más crisis, más cercanía se crea en la pareja, más complicidad, más deseo de agradar, mimar y cuidar. Y la mejor manera de transmitir afectos, confianza y seguridad es precisamente, una buena sesión de sexo.

Los resultados confirman lo mostrado por otros estudios: sólo un 51% declara protegerse “siempre” en una relación sexual; es la mujer la que más se protege. Los más “descuidados” resultan ser los homosexuales, acaso porque ellos “sólo” deben protegerse ante las enfermedades de transmisión sexual, pero no de una concepción no deseada…

Hemos visto también que el medio estrella de protección para la “primera vez” es el preservativo; y también constatamos que el 21%, en ese debut sexual, no toma ningún tipo de precaución. Tambíen nos hemos interesado por saber si, en caso necesario, se utilizaría la llamada “píldora del día después”. La gran mayoría si lo haría (88% hombres, 86% mujeres).

Otra novedad ha sido preguntar a los sujetos qué estimulantes utilizan con cierta frecuencia para practicar sexo. En general, somos muy modositos. Las 3 cuartas partes de la muestra no utilizan ningún estimulante. Un 15% de los hombres y un 17% de las mujeres confiesa consumir alcohol. Un 7% de ellos y un 5% de ellas, cannabis. Los bisexuales y homosexuales son algo más proclives al uso de sustancias estimulantes para el sexo. Destaca en el colectivo homosexual el popper, sustancia que históricamente se ha asociado al colectivo gay. De todas formas, sólo un 4% reconoce usarlo con cierta frecuencia.

“I fuck on the first date”: el 82% de los hombres están a favor (2008; 77%), y el 64% de las mujeres (2008; 59%). Bisexuales muy a favor, con un 84%. La edad más favorable, 24-39 años, en la que están a favor el 82%. Los de izquierda son más favorables (81%) que los de derecha (76%).

Fidelidad: El 45% de los internautas, y el 51% de las internautas, declaran haber sido infieles alguna vez. Por orientación sexual, los más infieles son los bisexuales (64%) y los homosexuales (50%), frente al 45% de los hetero. En cuanto al estado civil, los separados y divorciados se llevan el premio: 74% y 69%, respectivamente (quizás por eso se han separado, claro). Profundizando un poco más en el tema de la infidelidad, para averiguar si el riesgo de contraer una ETS puede suponer un freno para ser infiel. El 8% de los hombres y el 4% de las mujeres ha renunciado a ser infiel por ese motivo. Pero un 8% de ambos sexos ha sido infiel, a pesar de ese riesgo. Los bisexuales son los menos “precavidos” en este aspecto, un 16% ha sido infiel a pesar del riesgo de ETS, aunque un 11% aduce ese riesgo como motivo de no haber sido infiel.

Debut sexual: El 40% de los varones tuvo sus primeras relaciones con penetración entre los 18 y los 21 años. En las mujeres, el 32% se estrena en esa franja de edad. El 55% de las mujeres no llega virgen a la mayoría de edad. Sigue aumentando el porcentaje de varones que consigue estrenarse antes de los 18; en las chicas, esa cifra está estabilizada. Lo que sí es espectacular es el porcentaje, tanto de chicas como de chicos, que tienen su primera experiencia sexual completa a los 16 o antes: el 27% de ellas, y el 20% de ellos.Los bisexuales siguen aumentando su precocidad : el 55% de ellos deja de ser virgen antes de los 18. También es espectacular, como decíamos antes el aumento de los que se estrenan a los 16 o antes.

Virginidad: El 5% de los varones de la muestra, así como el 4% de las chicas, declaran no haber tenido relaciones sexuales con penetración. Sigue disminuyendo el porcentaje de vírgenes cada año. Destaca también el relativamente elevado número de vírgenes entre los bisexuales y homosexuales, el 6% y el 7% (número que ha disminuido desde el 9% de 2007).

Parejas Sexuales: Los resultados son parecidos a los de los años anteriores, aunque hay dos hechos destacables: la disminución de vírgenes y el aumento de las mujeres con historial de más de 10 parejas sexuales: El número de parejas sexuales de que han disfrutado hasta la fecha los hombres, al igual que las mujeres, está entre 2 y 5. Los hombres dominan en parejas sexuales superiores a 10, pero la diferencia se va reduciendo. Los homosexuales arrasan en el número de parejas sexuales variadas, pero no consiguen superar los brutales datos del año pasado:

¿Dónde conoce a sus ligues la gente? Como ya es norma según los resultados del test, la mayoría en la discoteca o bar de copas. Los gays buscan a sus ligues en internet: el 39% de ellos (45% 2008, 40% 2007) conocieron a su última conquista en Internet.

Relaciones Laborales y Académicas: El 52% ha mantenido relaciones sexuales con algún compañero de trabajo o estudios. Bisexuales (62%), aficionados del Alicante (67%), separados (62%), divorciados (61%), deportistas (67%), Actores / artistas (66%) son los reyes.

En público: El 72% ha tenido relaciones sexuales en un lugar público. A ellas les gusta más, 76% frente a 71%. El 79% de bisexuales lo han hecho. A los alicantistas también les va mucho dar espectáculo (83%). También les gusta mucho el espacio público a los que se dedican a ventas /marketing / publicidad, y a actores y actrices: el 79% lo han probado.

Transacciones comerciales: El 42% de ellos ha pagado alguna vez, o estaría dispuesto a hacerlo, para mantener relaciones sexuales. Ellas, sólo el 8%.Se confirma el mito del “camionero putero: el 55% de los transportistas ha pagado o pagaría…

El descubrimiento de Onán: El 68% de los chicos empieza “a darle” entre los 10 y los 14 años. En ellas también es la edad mayoritaria, pero sólo para el 36%. Curiosamente, hay más chicas (15%) que chicas (11%) que debutan en el auto-placer antes de los 10 años…

El Extremo Placer Solitario: El 38% de ellos se masturba varias veces por semana. Si a esa cifra le añadimos el 30% que lo hace a diario, más el 11% que lo hace varias veces al día, tenemos un apabullante 79% que se masturba dos veces por semana, como mínimo. Eso sólo sucede con el 43% de las féminas, entre las que, por cierto, el grupo mayoritario es el que declara masturbarse “a veces”, un 39%. Los bisexuales y homosexuales le dan aún más, un 80%. Por edades, ganan los de 24 a 29 años: el 78% “cumple” con ese mínimo de 2 veces por semana.

Para ellos tías buenas, para ellas, expertos: casi la mitad de los hombres (48%) prefiere una pareja sexual atractiva pero torpe sexualmente, a una experta, pero poco agraciada. Ellas en cambio, lo tienen muy claro: el 77% prefiere un partenaire experto, aunque poco atractivo. Bisexuales y homosexuales también prefieren claramente a los expertos (70% y 58%, respectivamente). Entre los 50 y los 58 años es la edad en la que más se valora la destreza (68%), y la que menos, entre los 18 y 23 años (49%).

Fuente: EstudioSexual.com


Deja un comentario