El diagnóstico tardío del VIH casi se duplica en mayores de 50 años

Entre el 50 y 70 por ciento de los diagnósticos del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) en personas mayores de 50 años llega demasiado tarde, debido a la ausencia de sospechas de los médicos y pruebas diagnósticas precoces entre esta generación, lo que empeora el pronóstico de la enfermedad.

La cifra de diagnóstico tardío de la infección llega casi a duplicarse respecto a la población general, que se sitúa en el 40 por ciento, según estimó hoy el presidente de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), Ferran Segura, que hoy presentó el XIV Congreso de la sociedad, que se celebrará hasta el sábado en Barcelona.

El también jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Parc Taulí de Sabadell (Barcelona) argumentó que “los médicos no piensan en realizar pruebas diagnósticas” a estas personas mayores, que a su edad “siguen manteniendo relaciones sexuales” y, por tanto, se pueden infectar.

Si a nivel general el 40 por ciento de los pacientes con VIH llega tarde a la consulta, con entre ocho y diez años de retraso, en el caso de los mayores de 50 la tardanza es “todavía mayor”, lo que provoca que el estado del sistema inmunitario se encuentre “muy alterado” y la “respuesta al tratamiento sea peor”.

Segura evidenció un “doble problema”, porque además de las consecuencias negativas para el paciente, deviene un problema de salud pública por el desconocimiento de la infección y la posibilidad de aumento de la cadena de transmisión.

Las últimas novedades relacionadas con el VIH, su asociación con la tuberculosis, el envejecimiento de los pacientes infectados, el repunte de casos entre homosexuales y las complicaciones del tratamiento antirretroviral serán algunas de las materias relacionadas con la infección que se debatirán en el congreso, al que asistirán 2.000 médicos y profesionales sanitarios de toda España.

Segura también constató un aumento de las enfermedades de transmisión sexual en los últimos años, tanto en personas con conductas de riesgo, como en VIH seropositivos y adolescentes. Así, infecciones como la sífilis o el linfogranuloma venéreo han resurgido en Europa y España por el papel de nuevos patógenos, el aumento alarmante de las resistencias en gonococo, la hipótesis del aumento de las infecciones por clamidias –infección genital– y la “falsa sensación” de seguridad que aportan los nuevos tratamientos.

Fuente: Yahoo Noticias


Deja un comentario